lunes, abril 17, 2006

Solaris

Regreso de mis vacaciones de Semana Santa. Eso significa que se ha dado el ambiente ideal para leer, para enfrentarme de una vez a esa lectura postergada.

Solaris

Casi ha sido una especie de homenaje póstumo. Huelga decir que ninguna de las expectativas que me había creado ha salido defraudada. El amigo Lem creó un maravillosa joya.

Dentro de los niveles de lectura, dentro de los distintos elementos narrativos, me gustaría incidir en alguno.

El primero es el desgarrado antropocentrismo que desvelan las acciones de los personajes, y digo desgarrado porque ellos saben que ése es su principal defecto, pero también saben que es un lastre del que no se pueden (o quieren) desprender.
La humanidad como medida, la humanidad como único referente... cuando se sabe a ciencia cierta que se está en contacto con algo no humano, en el sentido más literal de la palabra.
La tragedia que se masca en Solaris es esa, la desazón de cada uno de los protagonistas al comprobar que los modelos establecidos no sirven, que esos modelos, por mucho que queramos, nos dominan, nos contaminan, nos hacen lo que somos, como especie, como individuo... y que son ellos los que nos alejan de comprender a algo, a alguien inteligente, porque no conocemos ninguna otra manera de interpretar el mundo que nos rodea que la humana.

En el fondo el miedo al 'extraño' en su forma más pura, cuando el extraño lo es del todo porque no hay comunicación, y cuando ésta se establece, se hace a dos niveles completamente distintos, uno de ellos casi enloquecedor.

Luego cada personaje, cada arquetipo, actúa en consecuencia, obligado por lo que es, como en una tragedia griega, impulsado por el fatum, por el sino insoslayable de sus propias circunstancias.

Hay otros muchos niveles de lectura, otras muchas sub historias inmersas en la marejada narrativa que es 'Solaris', ninguno defrauda, ninguno cansa. Belleza formal, originalidad argumental, una sutil, o no tan sutil crítica de la condición humana, de su vehemencia, de su exagerado optimismo como interpretadores de la realidad.

Detalle exquisito es la descripción de ese tanteo, de ese toma y daca entre el planeta y las cohortes de investigadores que conforman la avanzadilla humana en pos del ansiado contacto. Merece la pena pararse en los detalles de esa evolución.

Si quieren una muy completa revisión vayan a C
Artículo estupendo en Futuro

Lean... lean.

No hay comentarios: