miércoles, diciembre 03, 2008

Terror total

Menuda expresión:
Terror total.
Parece sacada de cuajo de una agresiva campaña publicitaria, una de esas que llaman virales y que recorren la web y el universo entero como una ola destructora.
Sin embargo a veces un amante del miedo tiene la suerte de encontrar una obra en la que el concepto se hace carne.
El otro día tuve el privilegio, sí, privilegio, de poder ver la película "La niebla", una adaptación más de uno de los relatos del maestro King. Ya sabía, debido a las críticas, que esta vez no me iba a enfrentar a una resultado mediocre o de mero pasar el tiempo tonto ante una pantalla. pero la realidad fue mucho más esplendorosa que las previsiones.
Terror total.
Creo que hace mucho tiempo que no he tenido la oportunidad de ver o leer una obra donde se resuman casi de manera magistral casi todos los mecanismos del miedo que vertebran una buena obra de terror:
Miedo a lo desconocido en sus vertientes natural y sobrenatural.
Miedo al dolor y a la muerte.
Miedo al cambio.
Miedo hacia la perturbación de un ser humano.
"La niebla" auna todo y lo hace de una forma sobria que hace que el golpe sea más impactante. El terror lo envuelve todo, no deja resquicios. Está fuera, en el exterior, escondido entre la niebla; está alrededaor, mimetizado en los compañeros de infortunio también atrapados, en sus reacciones en la locura que gravita cuando uno está sumergido en una situación límite; está dentro, muy dentro, en las propias inseguridades, en las decisiones que debemos tomar y que traen consecuencias...

Vean, vean... quédense con la boca abierta y la piel escarchada cuando aparezcan los títulos de crédito, envueltos en un silencio sepulcral.

2 comentarios:

Ismael Martínez Biurrun dijo...

Es que no me resisto a polemizar sobre esta peli. A mí me gustó, me lo pasé tan bien como con "Soy leyenda", pero igual que me pasa con la de Will Smith, no le veo la trascendencia por ninguna parte.

Stephen King la escribió "un verano, a mis dieciocho años, antes de ingresar en la universidad", como reconoce en el prólogo de la edición que tengo yo.

Y eso se nota.

El guión de Darabont no le añade nada de calado, los personajes del supermercado son clichés, más falsos que los estupendísimos monstruos del exterior, y por eso patina estrepitosamente cuando pretende terminar como un drama shakespeareano lo que no es más (ni menos) que una película entretenidísima de gente atrapada en un supermercado asediado por monstruos.

Anónimo dijo...

hola Jose Maria soy nuevo por aqui... en el post de Un verano tenebroso te he dejado algunos comentarios y consultas que espero te interesen...